¿Por qué no me dijeron esto antes?

Algo que lamento de mi juventud es que nadie se molestó en decirme que vivir para trabajar era una pesadilla, o que depender de un trabajo para hacerse rico era solamente una fantasía.

 

Me imagino que en algún nivel del subconsciente yo sabía que los amigos de mi padre que eran inversionistas en bienes raíces podían ir de viaje Europa durante meses, mientras que los amigos de mi padre que trabajan para alguna empresa – incluso teniendo excelentes cargos – eran muy afortunados si podían disfrutar de dos semanas de vacaciones anualmente.

 

Siempre asumí que los amigos de mi padre tenían mucho tiempo libre porque no trabajan, y nunca me dijeron que, a pesar de vestir overoles y asistir a fiestas de quince años, ellos eran multimillonarios.

Cuando ingresé al mundo “real” luego de graduarme, mi educación carecía de información en áreas muy importantes.

 

En los años que siguieron, he aprendido algunas lecciones acerca del mundo de bienes raíces – algunas son muy dolorosas (nunca le dé un cheque con su dinero un vendedor al menos de que usted está totalmente seguro de que él es el propietario del inmueble), algunas placenteras (es posible contratar a otras personas para que ellos hagan el trabajo que usted no quiere hacer).

 

Cada vez que Invertir en bienes raíces me enseña más cosas nuevas, me pregunto porque nadie se sentó a mi lado y me dijo estas cosas años atrás.

¡Qué fácil hubiera sido mi vida si alguien hubiera compartido conmigo estos consejos!

1. Los bienes raíces no tratan acerca de propiedades, negocios ni financiación

A las cuatro semanas de comenzar mi carrera en bienes raíces, dice el primer negocio de una casa. En uno de los ejemplos más obvios de causa y efecto que he experimentado, la vendedora de esta casa era una anciana a la cual yo había acusado de ser ventajosa.

Sin embargo, la sra. me sorprendió diciéndome desde el inicio que todo lo que quería por su casa era lo que debía en un préstamo más US$1,000 para el trasteo, a pesar que la propiedad valía US$15,000 más que eso.

 

Parecía que su esposo había fallecido recientemente y ella estaba vendiendo la casa para irse a vivir con su vida y sus nietos en otro estado. Resumiendo, ella deseaba irse a fin de mes.

Ahora, aunque ese era mi primer negocio, yo había hecho aproximadamente cien ofertas que no llegaron a ninguna parte.

 

Tal como sucede con los inversionistas novatos, yo no había aprendido plenamente la lección que los bienes raíces tratan acerca de la gente y no de sus propiedades.

Como resultado, había hecho todas mis ofertas en casas que asumí que el vendedor estaría motivado a vender por alguna razón.

 

Nunca me pregunté la razón por la cual el vendedor vendía barato, debido, a que por ejemplo la casa era fea.

¿Quien no la vendería barato?

 

Fue esta señora quien me enseñó la lección tan importante de que la gente no necesariamente quiere lo que usted piensa que ellos querrían.

Su casa estaba en muy buen estado y ella pudo haberla vendido por todo su valor en dos meses.

Pero lo que ella quería no tenía precio, era la velocidad.

 

Ella no se sentía motivada por el dinero, sino por el deseo de salir de la propiedad.

 

Como resultado, ella se sintió satisfecha cuando recibió las dos terceras partes del valor de la propiedad cuando cerramos el negocio una semana después.

 

Si alguien se hubiera molestado en decirme desde el principio que no todos los propietarios de una casa en una vecindad cuestionable automáticamente querrían vender barato (incluso cuando esta conducta sería lo más lógico) quizás yo hubiera optimizado mi tiempo y no hubiera realizado las 99 ofertas previas.

La gente es divertida, y la única manera de realmente descubrir lo que ellos quieren ganar en un negocio preguntándoselos.

 

De tal manera que si usted está haciendo una oferta tras otra, y recibe rechazo tras rechazo, quizás usted debería pensar en la posibilidad de hablar con los vendedores y descubrir que es lo que ellos quieren, en vez de asumir que usted ya lo sabe.

2. Nunca, Jamás le alquile la Propiedad a un Conocido

Es inevitable: alguna vez su amigo (o hermano) Joe necesitará un lugar para vivir exactamente en el mismo momento que usted tenga una vacante en sus propiedades.

 

Usted podría pensar que es la solución perfecta para ambos. Joe es una buena persona y con sus conocimientos de carpintería podría arreglar todo lugar y convertirlo en algo acogedor.

Así, que en un gesto que usted nunca dejará de reprocharse, usted le ofrecerá a Joe aquella propiedad disponible.

 

Incluso usted le dará un descuento en el canon de arrendamiento, pues usted tiene un inquilino en el que podrá confiar y así todos ganan.

Todos, excepto quienes están involucrados remotamente en esta situación.

 

El problema de alquilarle a los conocidos (y esto también aplica para préstamos, opciones de compra, financiamiento, etc.)

 

Es que la familia y los amigos de su amigo entran en el acuerdo viendo cada uno de manera diferente los beneficios de la situación.

 

Usted se siente feliz debido a que usted sabe que su amigo le tratara con justicia – lo cual significa que pagará la renta a tiempo, realizará las reparaciones acordadas y el no destrozará su nuevo refrigerador.

 

Por su parte, él también se sentirá satisfecho debido a que sabrá que usted le trataba con justicia – esto significa que le perdonara la renta en diciembre, apreciará el tiempo que él invierta en las reparaciones y le permitirá cumplir con ese gran sueño de criar Rottweilers en su casa. Usted piensa que será el inquilino perfecto.

Él piensa que usted será el propietario perfecto.

 

Este es un conflicto de puntos de vistas que no se puede resolver sin abogado ni litigios.

 

Recuerde, cuando usted se convierte en propietario de un inmueble para alquiler, su vida sufre un cambio de perspectiva.

 

Sus amigos, quienes en su gran mayoría serán inquilinos no habrán tenido la oportunidad de experimentar el beneficio de este tipo de emprendimientos, muchos de ellos no tendrán idea de lo que significa invertir una gran cantidad de tiempo y dinero en una propiedad.

Mi compañero perdió no solamente uno, sino un grupo completo de amigos profesionales cuando él solicitó a uno de ellos que le pagara la renta atrasada.

Súbitamente se convirtió “en el Hombre” y nunca más fue bienvenido a los juegos de póquer.

 

Tengo un hermano que no me puede ver en reuniones familiares sin mencionar que tan rudamente trate a su amigo hasta forzarlo a pagar hasta el último mes de renta.

Nunca he visto que una situación de esas funcione a satisfacción de ambas partes.

Si usted lo ha visto es afortunado y me gustaría escuchar al respecto.

 

Desde otro punto de vista, dado que nadie le dice a la gente que arrendarle a los amigos y a los conocidos es algo muy malo, existe toda una gran cantidad de oportunidades generadas por propietarios que se dan cuenta que nunca podrán sacarle un centavo a Joe.

Mantengan los ojos abiertos para identificar estas oportunidades, suelen ser excelentes negocios.

3. No existe una “Mejor Manera” de invertir en Bienes Raíces

Muchos inversionistas cuentan con su “gurú”, un maestro a quienes ellos buscan no solamente para pedir consejo, sino también una visión del mundo que les ayude a orientarse y enfocarse (especialmente los novatos) en una estrategia en particular.

 

Estos gurús pueden ser instructores profesionales, profesores, mentores o como me sucedió a mí a principio de mi carrera, un miembro de mi familia.

Uno de los mayores atractivos de los gurús es que su estrategia en particular en la última palabra en estrategias de inversión en bienes raíces.

 

Mi Padre era muy buen ejemplo de esto: él era propietario de un negocio que involucraba comprar casas de bajo perfil, arrendarlas y refinanciar cinco a diez de ellas simultáneamente con el fin de adquirir dinero que le permitiera comprar nuevas casas.

No importa el tipo, condición o área en la que estuviera la propiedad, siempre recibía el mismo tratamiento.

 

Y como todos los gurús, defendía fervientemente la idea de que otras estrategias serian menos rentables, más difíciles de ejecutar y generalmente inferiores a su método favorito.

El gurú es una figura llamativa para el nuevo inversionista precisamente porque él o ella se encuentra tan enfocado y seguro de sí mismo.

 

Seguir la estrategia de un gurú en particular puede ser beneficioso para nuevo inversionista debido a que le brinda la posibilidad de aprender realmente cómo funciona una técnica en particular.

El lado negativo de depender de un gurú es que limita la experiencia del nuevo inversionista.

 

Muchos gurús (y no solamente aquellos que tienen seminarios para vender) privilegian una o dos estrategias y excluyen el resto.

 

Como resultado, sus seguidores tienden a tener un punto de vista estrecho en términos de lo que significa un buen negocio, dejando pasar oportunidades realmente rentables.

 

Cuando deje de trabajar para mi padre, la fórmula de “pagar dinero por las casas” se estancó y me vi en la necesidad de aprender nuevas estrategias para colocar comida en la mesa.

Enfoque mi empresa en las ventas mayoristas de propiedades con el fin de obtener dinero rápido, y esto rápidamente se convirtió en un gran centro de ganancias.

 

Un día hace aproximadamente dos años, yo revisaba los archivos de las ofertas que había realizado bajo el modelo de comprar y alquilar, cuando esta estrategia era la única que conocía.

Yo descubrí que había dejado de ganar más de US$100,000 por estar atrapada en un solo modelo.

 

Muchas, muchas de las propiedades no encajaban en el modelo de mi padre, pero hubieran podido generar excelentes ganancias.

Simplemente no pude ver la oportunidad.

 

Y eso sin mencionar todas las veces que eche a perder un negocio de una costosa y hermosa casa en venta porque no tenía setenta centavos para completar el dólar.

 

4. La Gente es Mentirosa

Crecí con la idea de que decir mentiras era algo malo y que ser descubierta diciendo mentiras era algo embarazoso que podría meterme en problemas.

Hoy en día, quienes solicitan arrendar una propiedad no recibieron esa lección o la desaprendieron en algún momento de su edad adulta.

 

¿Por qué nadie me lo dijo?

Invertí los primeros cuatro años de mi carrera en bienes raíces revisando las solicitudes superficialmente, para al final ceder el control de mis inmuebles a algunos inquilinos salidos del infierno.

Actualmente considero que esas propiedades tenían un maleficio, puesto que excelentes inquilinos se volvían una pesadilla con solo semanas de estar allí.

 

La primera cosa que me llamó la atención no fue una, si no tres llamadas separadas acerca de un inquilino pocas semanas luego de haberle arrendado.

Yo le decía a quienes me llamaban que debían estar equivocados, pues el registro de mi inquilino estaba limpio cuando lo revisé.

 

Finalmente, uno de los acreedores me dio una descripción perfecta tanto de la inquilina como de su auto y allí me di cuenta que había omitido algo.

 

Luego de un trabajo de investigación descubrí que yo había revisado el estado del crédito de su hermana, puesto que el nombre y el número de la seguridad social que había colocado para la aplicación era de ella.

 

Yendo más allá, el novio de la inquilina, que trabajaba en una enfermería ganando US$35,000 anuales, en realidad era su ex esposo, quien no tenía ninguna intención de vivir en el hogar o de ayudarle con la renta.

Finalmente, el “arrendatario anterior” que había dado unas excelentes referencias era en realidad la madre de la inquilina.

 

No había necesidad de decir, que ella estaba atrasada unos cuantos meses luego de haber pagado únicamente el primer mes de arrendamiento.

Desde que aprendí la lección, me he vuelto una experta en realizar las solicitudes de arrendamiento.

 

Reviso la licencia de conducción, cruzo las direcciones suministradas con el reporte de crédito, y luego vuelva a cruzar ese resultado con los nombres de los arrendatarios de las aplicaciones.

Empleo el Criss-Cross directory para asegurarme que el número telefónico del trabajo corresponda en realidad a un negocio.

 

Y tengo una póliza estricta en el sentido que nadie podrá vivir en una de mis casas si han mentido en su aplicación de arrendamiento.

Luego de que descubrí que cerca del 60% de mis inquilinos habían suministrado información falsa en sus aplicaciones de arrendamiento, desarrolle un formato de instrucciones de una página de largo explicando los inquilinos potenciales que si yo encontraba alguna mentira en su historia crediticia, criminal, laboral o como inquilinos este sólo hecho significaría el rechazo automático y la pérdida de su cuota de aplicación.

 

¿Sabe usted cuál fue el resultado?

No pasó nada. De diez aplicaciones rechazó ocho debido a falsedad en la información.

Figúrese.

5. Usted nunca lo sabrá todo

Cuando ya había estado en bienes raíces durante cuatro años, pensaba que había alcanzado el cielo.

 

Conocía todas las estrategias básicas al derecho y al revés; había hecho más de 100 negocios y había invertido quizás más de mil horas en cursos aprendiendo más.

Creía honestamente que no existía nada más que pudiera aprender para ser exitosa.

En ese momento siete de inquilinos financiaron su deuda a 4 meses.

 

Yo estaba hasta el cuello porque debía pagar impuestos por una cifra de cinco dígitos y súbitamente descubrí el intercambio 1031, una técnica que existido por décadas pero que pensé que solamente era utilizada por personas que estaban listas para retirarse del negocio.

 

Por esa época comencé a hacer un programa radial, y mi abogado me recomendó revisa los archivos con el fin de mantener mi nombre por fuera los registros.

Luego descubrí formas de proteger los negocios en forma cómoda para mí.

 

La semana pasada encontré una manera de proteger los intereses del arrendador ante un tribunal. En caso de que nadie le haya dicho esto, las lecciones: en el mundo de los bienes raíces el conocimiento es ganancia.

Aprenda todo el tiempo, y no olvide compartir dicho conocimiento con quienes vienen detrás de usted.

 

Artículo traducido y publicado con autorización expresa de REIClub.com
Créditos de las fotos e imágenes: Microsoft Corporation.
Traducción realizada EXCLUSIVAMENTE para Realtor Essentials.com por Mónica Yaneth Loeb Willes

 

Vena Jones-Cox

Vena Jones-Cox fue Presidente de la Real Estate Investor’s Association of Cincinnati, the Ohio Real Estate Investor’s Association, and the National Real Estate Investor’s Association.

 

Vena ha sido destacada en publicaciones como The Cincinnati Enquirer, Smart Money Magazine, Money Magazine y Reader’s Digest en artículos acerca de emprendedores exitosos en bienes raíces.

 

El negocio de bienes raíces de Vena Jones-Cox se enfoca en encontrar excelente negocios con casas de familias 1-3, y luego darle la opción de leasing o compra a propietarios de hogares o venderlos al por mayor a inversionistas y renovadores.

 

Dicho esto, ella compra y vende alrededor de 50 propiedades por año.

 

Vena es una invitada habitual en grupos de inversión de bienes raíces a lo largo del país, y disfruta especialmente trabajando con nuevos inversionistas.

 

Vena frecuentemente escribe artículos sobre inversión en bienes raíces y regulaciones medioambientales para varios periódicos y publicaciones, incluyendo su propia publicación mensual.

 

Ella ha sido oradora invitada en Cato Institute in Washington, D.C., en donde se ha referido al impacto que ha tenido para los pequeños negocios la regulación en las pinturas.

 

Y en su tiempo libre, Vena Jones-Cox es la anfitriona de un popular programa de radio semanal en la radio pública.