¿Tengo que arrendarle a él / ella?

Como abogado, represento organizaciones que administran propiedades y brindo asesoría legal a los administradores de apartamentos. Periódicamente, tengo conversaciones con mis clientes que suceden de la siguiente manera:

 

Administrador:

Este muchacho vino esta mañana y me solicitó que le arrendara apartamento.

Él se veía ordinario y tuve un mal presentimiento acerca de él.

¿Estoy obligado a arrendarle?

 

Yo:

¿Por qué tuvo un mal presentimiento?

 

Administrador:

El ha llamado cada dos horas para saber si su solicitud fue aprobada.

 

Posteriormente él me pone en llamada en espera cada vez que le llamo, pues tiene muchas llamadas entrantes.

El me gritó cuando le dije que no podía procesar su aplicación sin una copia de su licencia para conducir.

Él ha solicitado ver los mismos dos apartamentos todos los días durante una semana.

 

El le dijo a mi asistente que mi equipo eran unos incompetentes porque no le pudimos decir cuántas pulgadas cúbicas tenía el refrigerador.

 

El desea ver las hojas de vida de todo el equipo de mantenimiento.

Una vez él hizo llorar a uno de mis agentes.

Este hombre es vulgar y rudo.

 

Yo:

¿Completó el su solicitud?

 

Administrador:

Si. Tiene un buen historial de crédito, no tiene historia criminal y tiene suficientes ingresos.

Verifique toda la información de la solicitud.

Él está cualificado para ser un inquilino aquí.

 

Yo:

¿Tiene usted un documento escrito en el que constan los requisitos para ser admitido?

 

Administrador:

Sí, y el reúne todos los requisitos, pero no me imagino tener que ver con él durante el siguiente año.

¿Estoy obligado a alquilarle?

 

Yo:

No.

 

Administrador:

¿No? ¿No sería acaso discriminación? ¿No estoy obligado a tratar a todos de la misma manera?

 

Yo:

No necesariamente. Al menos de que la razón para no alquilarle esta persona no se relacione con su raza, color, religión, nacionalidad, género, status familiar o una incapacidad (clase protegida), usted no está obligado a alquilarle.

 

Administrador:

Si él estuviera en la clase protegida ¿estaría yo forzado alquilarle de todas maneras?

 

Yo:

No. Usted no está obligado a alquilarle a nadie simplemente porque se encuentre en la categoría de clase protegida.

Si su decisión para negar la solicitud no tiene que ver nada con la raza, color, religión, nacionalidad, género, status familiar o incapacidad.

Usted puede negar la solicitud por una razón diferente.

 

Por ejemplo, quien realiza la solicitud puede estar dentro de la clase protegida, pero si él se niega a llenar completamente la solicitud, usted se puede negar a alquilarle por esta razón.

Todo está correcto mientras usted conserve la igualdad como si se hubiera tratado de una persona no protegida.

 

Sin embargo, es importante que usted documente en su archivo las razones por las cuales usted ha negado una solicitud, por si tuviera que defender dicha decisión en el futuro.

 

Administrador:

¿Esto significa que puedo tener una política de no admitir personas rudas?

 

Yo:

Si. Tal y como usted puede tener una política de no admitir personas que tengan antecedentes criminales, que no tenga los suficientes ingresos, que tengan una mala higiene o que tengan una mala historia crediticia.

La decisión legal dependerá de si usted ha tenido como argumento de la decisión la raza, color, religión, nacionalidad, género, status familiar o incapacidad del prospecto.

Si su decisión se debe a otra causa totalmente diferente, usted no estará violando la ley.

 

Administrador:

  • ¿Estoy obligado a decirle a él porque esto es declinando su solicitud?
  • ¿Tengo que dar explicaciones de por qué no le arriendo a él?

Yo:

No. Al menos de que se trate de un asunto relacionado con su historia crediticia usted no tiene por qué dar explicaciones.

 

Le recomiendo que confirme por escrito en una carta todas las solicitudes que han sido negadas, aunque esto no es necesario.

En esta situación, usted no tiene que decir la razón por la cual no aceptó la solicitud en la carta si llega enviarla.

 

Los administradores normalmente se sorprenden cuando escuchan que ellos no tienen la obligación de aceptar a personas que de otra manera calificarían para ser inquilinos.

Esto se debe al concepto errado de que deben tratar a todo mundo de la misma manera.

 

Es buena idea ser consistente en la forma en que usted trata a todas las personas, pero nadie lo obliga a tratar a todas las personas igual.

 

Sin embargo, si usted rechaza una solicitud debido a que no le cae bien una persona, usted corre el riesgo de ser demandado por discriminación en caso de tratarse de una persona que pertenezcan la clase protegida.

 

Por ejemplo, en el caso de que usted rechace la solicitud de una mujer hispana que se encuentra en silla de ruedas y tenga tres hijos menores de edad por el hecho de que ella sea odiosa y ruda con usted y con su equipo.

Para el jurado será mucho más fácil pensar que el rechazo se debió a cualquier otra causa (su discapacidad, su raza, su estatus familiar) y no al hecho de una conducta inapropiada de su parte.

 

Artículo traducido y publicado con autorización expresa de REIClub.com
Créditos de las fotos e imágenes: Microsoft Corporation.
Traducción realizada EXCLUSIVAMENTE para Realtor Essentials.com por Mónica Yaneth Loeb Willes

 

Charles Brown

Charles Brown es un abogado que invierte en bienes raíces en el área de Austin, Texas.

 

El está certificado en Residential and Commercial Real Estate Law por el Texas Board of Legal Specialization.

Puede contactar al autor en el teléfono: 512-476-8942.