Alan Brymer

Alan Brymer

Alan Brymer es el creador de The Assistant Who Pays Their Own Salary (El Asistente que Paga su Propio Salario) y es Fundador y Presidente de the Utah Valley Real Estate Investors Association.

Ha sido inversionista de tiempo completo desde que compró su primera propiedad a la edad de 22 años y ha obtenido millones de dólares en financiamiento privado.

 

La compañía de inversiones de Alan fue mencionada por la Utah Valley Entrepreneurial Forum como una de las “25 Empresas más Importantes que tienen menos de Cinco Años de existencia.”

 

El es invitado frecuentemente como experto en bienes raíces en los medios, incluyendo múltiples programas de televisión, ha sido publicado en 12 magazines en los Estados Unidos y es orador en seminarios y asociaciones a lo largo de los Estados Unidos.

Adicionalmente a su experiencia en bienes raíces, Alan es un experto en sistematizar negocios.

 

Como muchos, él asistió a seminarios y compró cursos, pero encontró que mientras que las técnicas de bienes raíces eran frecuentemente enseñadas, no existían cursos que enseñaran como manejar un negocio en el nivel de detalle que él estaba buscando.

El comenzó a diseñar sistemas para su propia organización, que le han permitido concretar más negocios en menos tiempo cada mes.

 

El ha incorporado estas herramientas a su consultoría y ahora los presenta como un sistema completo de módulos, el primero de su clase para inversionistas en bienes raíces.

Contratar un ayudante es una de las mejores inversiones que va a hacer como un empresario de bienes raíces. Al igual que todas las partes de su negocio (y sí, la compra, el arrendamiento y venta de casas es un negocio), un asistente requieren una inversión de su dinero y también su tiempo.

La mayoría de los inversionistas de bienes raíces comienzan con la compra de casas unifamiliares, probablemente porque es lo que estamos más familiarizados.

En la primera parte de este artículo, le hablaba acerca de porque es mucho más fácil encontrar muchos negocios por parte de la misma persona, y como los vendedores satisfechos a los cuales usted les ha comprado apenas conocen alguna persona para referirla a usted.

Tengo el propósito de lograr más haciendo menos. No se debe (usualmente) a que yo sea perezoso, sino que se debe a que al invertir menos tiempo haciendo una cosa, me libera para hacer algo más que no hubiera podido hacer de otra manera.

Los buenos tiempos en que se pactaba los negocios confiando en la palabra se han ido tan lejos que ni el telescopio Hubble podría hallarlos.

Yo utilicé los anuncios en televisión para encontrar casas en venta, y compartiré con usted las ventajas y desventajas de hacerlo.

Una de las preguntas que me hago frecuentemente es, “Si contrato a un asistente, cómo evitaré estar entrenando a mi competencia y al mismo tiempo lograr que alguien haga que las cosas sucedan por iniciativa propia?”